¿Para qué sirven los probióticos?

20120304-143358

Los probióticos facilitan el trabajo de absorción de nutrientes del intestino delgado.

Los probióticos son organismos que tienen la habilidad de permanecer vivos dentro de ciertos alimentos,  y además son inmunes a los efectos de los ácidos del estómago lo que les permite llegar vivos al intestino delgado en donde se instalan y comienzan a establecer colonias; estas colonias de microorganismos no son peligrosas para el ser humano, por el contrario los probióticos facilitan el trabajo de absorción de nutrientes del intestino delgado lo que deviene en beneficios para nuestro organismo.

 Una condición médica por la cual el uso de probióticos es nocivo para la salud, es el caso de las personas inmunosuprimidas, (personas con cáncer de médula, o VIH – SIDA).

En el caso de estas personas, los probióticos pueden pasar de ser bacterias beneficiosas a bacterias patógenas (que causan enfermedades), debido a que el cuerpo no puede mantenerlas bajo control desequilibrando la salud del intestino.

Lo Nuevo

Prohíben a los comercios de Baja California utilizar bolsas de plástico

Tijuana se convierte en la primera ciudad en la frontera de México y Estados Unidos en prohibir las bolsas de plástico desechables.

9ed435e94b3439c69a4de8607b9fd979

Una famosa empresa de chicles coloca contenedores especiales en el centro histórico de la CDMX para poder recolectarlos y transformarlos en otros artículos.

89c9e733c592b2dd50634163df131799

Estos son los químicos más utilizados en cosmética y lo mejor para tu salud es que los evites a toda costa optando por ingredientes naturales

images (2)

Estos proyectos buscan resolver el buen uso y cuidado del agua

ntermedia_095_07

Expertos sugieren que el consumo de 3 o 6 tazas de café al día reduce la mortalidad por todas las causas.

tuna2

Al tener propiedades diuréticas ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo

video_principal_img2

BioBox desarrolló una novedosa idea para impulsar el reciclaje en la CDMX

DrinkingABeer

La mayoría de los datos científicos respaldan su consumo, siempre y cuando sea moderado.