Hoy inicia el verano y el calentamiento global hace que sea más intenso

verano

El solsticio de verano ocurre en el hemisferio norte cuando el Sol alcanza su máximo nivel sobre el Trópico de Cáncer, mientras que el solsticio de invierno ocurre cuando lo alcanza sobre el Trópico de Capricornio.

Ciudad de México.- Este solsticio de verano es el día con más horas de luz solar durante todo el año, mientras que en el solsticio de invierno , ocurre todo lo contrario: el sol está en su punto más al sur y vemos como se ubica más bajo en el cielo. Sus rayos golpean el hemisferio norte en un ángulo oblicuo, la creación de la luz del sol de invierno débil.

En las regiones templadas, nos damos cuenta de que el sol está más alto en el cielo durante el día, y sus rayos chocan contra la Tierra en un ángulo más directo, haciendo que el calentamiento eficiente que llamamos verano.

Es posible que al leer el título tu mente haya viajado directamente al Ártico. Pero los osos polares, zorros árticos y otras especies de este rincón helado del planeta no son los únicos afectados.
A lo largo y ancho de la Tierra, multitud de especies sufren la locura climática, tanto a nivel terrestre como acuático. El verano, cada vez más caluroso en algunas regiones y lluviosos en otras, provoca que muchos seres vivos se encuentren al borde de la extinción.

De acuerdo con el científico estadounidense James Hansen, el aumento de la frecuencia de veranos muy calurosos sería debido al cambio climático. La situación es aún peor de lo que imaginábamos hace 20 años, dijo.

Mientras que el calentamiento global está en el centro de las preocupaciones de muchos, el científico estadounidense James Hansen ha publicado el sábado en The Washington Post un artículo muy interesante. En él, el director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA afirma que el calentamiento global sería directamente responsable de la subida de las temperaturas. Más grave, James Hansen dice que la “oscuras” predicciones de 1988 sobre las consecuencias del aumento constante de la temperatura habrían sido incluso superadas.

Además las olas de calor serán cada vez más frecuentes y son más letales de lo que se pensaba. Estos períodos de calor extremo fueron analizados por un equipo de investigadores para determinar cuándo el calor es tan grave que puede ser mortal y tratar de hacer pronósticos.

El estudio, que registra 1,949 olas de calor en diferentes partes del mundo desde la década de 1980, establece que una de cada tres personas en el mundo, el 33% de la población, está expuesta a calor mortífero durante 20 días al año.

Los resultados advierten que si el calentamiento global no disminuye, para finales de siglo serán 3 de cada 4 personas o el 75% de la población mundial la que experimente olas de calor que podrían ser letales.

El verano es una estación que apasiona a la mayor parte de los humanos y a muchos otros seres vivos. Pero lo cierto es que, desde que el cambio climático antropogénico está al acecho, cada vez son más los organismos que están sufriendo las graves consecuencias de los veranos abrasadores.

 

Lo Nuevo

Prohíben a los comercios de Baja California utilizar bolsas de plástico

Tijuana se convierte en la primera ciudad en la frontera de México y Estados Unidos en prohibir las bolsas de plástico desechables.

9ed435e94b3439c69a4de8607b9fd979

Una famosa empresa de chicles coloca contenedores especiales en el centro histórico de la CDMX para poder recolectarlos y transformarlos en otros artículos.

89c9e733c592b2dd50634163df131799

Estos son los químicos más utilizados en cosmética y lo mejor para tu salud es que los evites a toda costa optando por ingredientes naturales

images (2)

Estos proyectos buscan resolver el buen uso y cuidado del agua

ntermedia_095_07

Expertos sugieren que el consumo de 3 o 6 tazas de café al día reduce la mortalidad por todas las causas.

tuna2

Al tener propiedades diuréticas ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo

video_principal_img2

BioBox desarrolló una novedosa idea para impulsar el reciclaje en la CDMX

DrinkingABeer

La mayoría de los datos científicos respaldan su consumo, siempre y cuando sea moderado.