El poder curativo de la medicina tradicional

ClickHandler.ashx

Cariño, amor y respeto es lo que siente por las hierbas medicinales

Ciudad de México - Esfuerzo, dedicación y amor por la Madre tierra son las cualidades que caracterizan a la curandera Emilia Alejo Simón, de San Lorenzo, Michoacán, quien lo mismo ofrece terapias de sanación, masajes relajantes, faciales y para problemas de la ciática, que hierbas medicinales que se dan en esta región para todo tipo de problemas de salud. Emocionada por participar en la cuarta jornada del programa Galas Identitarias. Fiesta de las Culturas Vivas, doña Emilia, de 49 años, manifestó su satisfacción por curar y dar a conocer la herencia que le dejaron sus ancestros, sus poderes medicinales, los cuales transmite actualmente a sus hijos y nietos.

“Me siento muy orgullosa de que con mi trabajo mis dos hijos hayan podido estudiar, a mi hija le falta un año para terminar la carrera y mi hijo ya la terminó, es licenciado en Economía”, destacó la médico tradicional, cuya lengua originaria es la purépecha.

La orgullosa madre, quien por más de cuatro décadas se ha dedicado a la medicina tradicional, añadió en precario español que los logros conseguidos –curar a las personas y sacar adelante a sus hijos- no serían posibles sin la ayuda de su familia; “no puedo solita, pues luego llega gente a la casa para curar y ellos me tienen que ayudar”, apuntó. Puso como ejemplo a su esposo, quien la apoya “porque yo no puedo ir a recolecta, él es quien sube al cerro, a lo feo, a buscar las plantas medicinales que posteriormente yo elaboro, de manera casera, para curar males”. Detalló que esta tarea no es tan fácil como parece, ya que para obtener la materia prima de productos como la pomada purépecha para los dolores musculares o la de las siete flores para las infecciones de la piel, la familia Alejo Simón debe tomar en cuenta múltiples factores para la recolección de hierbas.

“A mí me enseñaron a identificar la planta primero, porque no todas curan, hay que saber a qué hora cortarla y para cortarla uno tiene que hacer un ritual, pues cada planta tiene su espíritu, sus poderes curativos y hay que saber hacer el corte.

“Yo antes de hacerlo pido permiso a nuestra Madre tierra”, detalló con el orgullo y dignidad que representa ser una curandera tradicional p´urhé, como también se conoce al habla tarasca o purépecha.

Ante la mirada de asombro de sus nietas de tres y siete años, Emilia, ataviada con un rollo de paño, enagua de manta y huanengo bordado, fajilla y rebozo, expuso que las nuevas generaciones aprenden los beneficios de las plantas medicinales.

“Estas niñas chiquitas ya saben los puntos principales para tocar un cuerpo y dar energía, porque no tengo otra herencia que dejarles más que ésta; ya más grandecitas practicarán”, aseveró.

Visiblemente emocionada expuso: “estoy segura que esto va para adelante, la gente se está acercando más y lo acepta bien. Las personas se curan por los poderes de las plantas y porque nosotros lo hacemos con cariño y amor, y cuando hay amor todo triunfa y crece”. Respecto a la promoción y difusión que se le hace de la medicina tradicional, destacó que a últimas fechas ha sido muy buena y que empezó a acudir a eventos luego de que se presentó en la Presidencia Municipal de Uruapan para hablar con los mayores y conseguir el permiso para vender sus productos, todos caseros, de origen botánico, sin químicos.

“Manejo el maguey azul cenizo para quistes, tumores, cáncer, próstata e hígado, también sirve para limpiar el estómago cuando hay colitis o gastritis”, expuso al tiempo que observa los frascos colocados sobre una pequeña mesa en espera de que alguien los compre.

“También preparo el hongo de encino rojo, que se da mucho por aquí y que sirve para la diabetes e hipertensión, y doy masajes de empacho, mollera, para la matriz caída, la vejiga y la columna”, abundó.

Segura de que una buena alimentación es la que ayuda a los seres humanos a no padecer de enfermedades, doña Emilia dijo que además de sus labores como médico indígena, mantiene pláticas con autoridades gubernamentales de esta ciudad para sembrar hortalizas y hacer alimentos orgánicos, “porque queremos que nuestros pacientes coman y se nutran bien”.

“Hace tiempo pedimos un espacio para sembrar platas curativas, porque se están perdiendo muchas de ellas, y diosito tan grande hizo que nos dieran un espacio aquí en Uruapan.

“Ya estamos haciendo nuestro jardín botánico, la semana pasada plantamos 50 variedades, entre ellas toronjil, manzanilla, hierbabuena, albahaca, nurite y sábila, y esperamos sembrar más”, refirió.

Por último, manifestó su satisfacción por ver cómo muchos médicos indígenas, artesanos, músicos y cocineras tradicionales se dan cita en la Plaza Morelos, en esta urbe, para dar a conocer el arte y la tradición de Michoacán, a la vez que obtienen algo de dinero para llevar a sus familias.

Con información de Notimex

Lo Nuevo

Copa menstrual

La opción que reemplaza el uso de productos de higiene femeninos, recolecta flujos en vez de absorberlos

notaconchitasdemar1

Una simple actividad puede dañar todo el ecosistema marino

Biodegradatsiya

Estudiantes de la Facultad de Química de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) diseñaron un biopolímero que puede servir para desarrollar bolsas de plástico degradables.

Insuficiencia-Renal-700x350

¿Conoces la hemodiafiltración? podría convertirse en referente mundial para el tratamiento de pacientes con enfermedad crónica terminal, de acuerdo a un comunicado de CONACYT.

vertigo1

Un momento estás bien y al siguiente parece como si estuvieras girando dentro de una lavadora, o al menos eso sientes dentro de tu cabeza. Eso es el vértigo, pero ¿sabes cuáles son las causas?

piña y coco

Este frozen lleva solo 3 ingredientes, activa la producción de colágeno y deja tu piel espectacular.

vitamina d

La vitamina D es conocida por evitar la osteoporosis, regular los niveles de calcio y fósforo en sangre.

ejercitar piernas

Investigaciones confirman que el vínculo entre movimiento y cerebro es vital para el buen funcionamiento de nuestro organismo